Dos polos opuestos en el chorro Cara de Gato: Petro dice que la Armada, pero contratista debe cumplir con cierre

Dos polos opuestos hay ahora en el chorro Cara de Gato, tal como si se tratara de los dos puntos que hay que unir pero por las confrontaciones no se ha podido. Por un lado el director de la Unidad Nacional para la Gestión y Atención del Riesgo, Carlos Carrillo, insta al contratista a cerrar el chorro (tal como es su obligación por el contrato que está firmado) y por el otro el presidente Gustavo Petro insiste en que es la Armada la que debe cerrarlo.

Ese planteamiento lo viene haciendo el mandatario desde que se volvió a romper el chorro hace un mes, sin embargo, no se ha concretado.

El problema es que no se hace ni una cosa ni la otra porque los ingenieros no llegan y las labores del contratista van a media marcha, bastante custionable.

El mandatario fue más allá y aseguró en su cuenta de X (antes Twitter) que las millonarias obras de cierre solo han beneficiado al Clan del Golfo.

“En mi opinión las obras del cierre de Cara de Gato, en la Mojana, solo han beneficiado al Clan del Golfo. El dinero se pierde desde el 2019. He pedido que la Armada asuma las obras”, apuntó el mandatario en la publicación.

Dicho pronunciamiento lo hace en medio del escándalo de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo (UNGRD) que en nada beneficia a la Mojana, por el contrario, la “hunde” más.

Mientras eso pasa no hay un consenso en ambas partes, lo cual unifique criterios.

Entre tanto el contratista Consorcio RGC se la mantiene en una pelea con el director de la entidad. Según el funcionario, el ejecutor del cierre recibió en diciembre del año pasado 26 mil millones de pesos y ahora dice que no tiene liquidez. Y allí en escena aparece Petro con otra opción, sin dar más variables.

El boquete que había sido cerrado volvió a romperse. Entonces es cuando Petro, en una visita que hizo a Ayapel (Córdoba) a mediados de mayo, informó sobre la llegada de los ingenieros militares que asumirían las obras. Él lo ve como solución para evitar más despilfarro de dinero, pero en la Mojana se mantienen en la posición que sea quien sea que lo haga, pero que el chorro debe cerrarse de manera urgente.

¿Sí puede?

Hay que analizar entonces si la Armada tiene la experticia para ejecutar estas obras, por ello el mandatario no debería tomar la decisión a la carrera. Otra opción sería que los mencionados ingenieros se unan con los actuales ejecutores para sacar adelante el cierre.

Recientemente un informe de la Contraloría General de la República indicó que entre 2019 y 2022 se destinaron 224 mil millones de pesos para reparar a Cara de Gato y el ente habría encontrado evidencias que se ejecutaron solo $98 mil millones.

Al parecer, hay sobrecostos y desvíos de dineros por más de $50 mil millones, pagos en excesos por $191 mil millones, lesión al patrimonio público por ayudas humanitarias que supuestamente no se entregaron, por $22 mil millones.

A la par está la información que se conoció por parte de las Unidades de Atención de Riesgo de Sucre y Bolívar de que faltan alrededor de 70 metros para que el boquete sea clausurado. Mientras el presidente hace cumplir su designación a la Armada, o la UNGRD al contratista, la Mojana sigue padeciendo por las inundaciones producidas por el cruce del agua del río Cauca.