Comunidad de Altos de Bahía Concha recibió seis nuevas aulas, gracias a aportes de Fundación Ancla y Atesa

Con gran entusiasmo, la comunidad residente en el sector de Altos de Bahía Concha, recibió las seis nuevas aulas con las que a partir de hoy se beneficiarán 300 estudiantes de la Institución Educativa Distrital Ondas del Caribe, garantizando con condiciones dignas, el acceso a la educación de niños, niñas y adolescentes, en condiciones de vulnerabilidad.

Al acto de entrega, asistieron representantes de la Fundación Ancla, entidad sin ánimo de lucro con sede en Suecia, funcionarios de Atesa en cabeza de Yolanda Victoria González, líder de Planeación estratégica, así como miembros de la junta de acción comunal de Altos de Bahía Concha y el rector de la IED Ondas del Caribe, Ludwing Caicedo Ramírez, en compañía de docentes, alumnos y miembros de la comunidad educativa.

Cuando nosotros conocimos la sede actual, por invitación de la Junta de Acción Comunal y por la Institución de Educación Distrital Ondas del Caribe, siempre dijimos tenemos que apostarle, tenemos que ayudarlos, para que tengan las condiciones ideales para poder tener clases más cómodas”, dijo Yolanda Victoria González, líder de Planeación estratégica de Atesa.

González dijo que Atesa se encargó de fundir la placa de 450 metros cuadrados, el levantamiento de las paredes, asesoría, maquinaria y podas de arboles para poder construir cómodamente el techo de las nuevas aulas de la institución educativa.

La invitación es para que trabajemos unidos comunidad, empresa, instituciones educativas, para que tengamos a Santa Marta mas limpia, pero que también entiendan que Atesa es mas que servicio publico de Aseo”, dijo Yolanda Victoria González.

En medio de la emotiva ocasión, Pablo Palma, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Altos de Bahía Concha, no ocultó su satisfacción porque a partir de hoy la población vulnerable residente en el sector, dentro de los que se encuentran migrantes, desplazados por la violencia y personas en condición de discapacidad de estratos uno y dos, contarán con oportunidades de acceso a la educación sin las barreras que supone el costo del transporte para trasladarse a instituciones ubicadas a cierta distancia de sus casas.

Palma aseguró que ahora los niños y jóvenes del sector contarán con la valiosa opción de emprender o continuar su etapa escolar, alejándose de la tentación de las drogas o delincuencia, lo que significará un avance en su calidad de vida.

Por su parte, el licenciado Ludwing Sandoval, agradeció en nombre de la institución que dirige, esta obra que beneficiará directamente a los estudiantes del sector, al tiempo que confió en que las entidades y empresas que participaron en esta primera etapa de las obras se sumen a la ejecución de una segunda fase que arrancará en el mes de enero de 2024 y que contempla la construcción de 12 nuevas aulas, comedor escolar y batería sanitaria, con la que podrían ampliar la cobertura a 800 estudiantes.